DJI OM4: análisis con características y precio

2022-07-30 10:06:04 By : Ms. Demi En

Suscríbete a Xataka Móvil

Recibe un email al día con nuestros artículos:

DJI ha querido renovar su gimbal para móviles, el DJI Osmo 3, con un nuevo modelo que toma como base a su predecesor, añadiendo un enganche magnético como principal novedad. Se trata del DJI OM4, un modelo con un nombre más sencillo, pero que viene con las mismas intenciones de conquistar el segmento de los estabilizadores en rangos medios de precio.

Pasa por nuestra mesa de análisis este DJI OM4, un dispositivo que ya te adelantamos que nos ha gustado bastante y que llega para ser una de las alternativas más competitivas en relación calidad-precio. Veamos qué es capaz de ofrecer esta nueva versión.

Desplegado: 276 × 119.6 × 103.6 mm Plegado: 163 × 99.5 × 46.5 mm Peso: 390 g

Paneo: de −161.2° a 171.95° Rotación: de −136.7° a 198° Inclinación: de −106.5° a 235.5°

Hasta 15 horas (2450 mAh) Tiempo de carga 2,5h

Rosca de 1/4" Trípode Abrazadera magnética

Hablar de DJI, por lo general, es hablar de buena construcción. El DJI OM4 es muy similar al modelo de generación anterior: construido en plástico, con un agarre muy cómodo y una botonera más que sólida. En concreto, encontramos botón para manejar el soporte, botón de grabación, zoom, un disparador y el botón para cambiar de modos. Llama la atención el botón de disparador, que se asemeja más a un gatillo que a un botón al uso.

El gimbal pesa 390 gramos, algo que se entiende vista la calidad de construcción y la gigantesca batería de la que hablaremos más adelante. Además, podemos fijarle unas patas que nos permitirán "anclarlo" al suelo. Esto nos servirá tanto para usar algunos modos de grabación de vídeo mientras usamos las patas de trípode y para calibrar el móvil en el gimbal.

El principal punto a nivel de diseño en este OM4 de DJI es que el soporte para el móvil incluye un potente imán. A pesar de ser la característica estrella del gimbal, servidor se ha encontrado mucho más cómodo con la abrazadera clásica, me explico. Utilizar el imán tiene varias consecuencias negativas. La primera de ellas es que tenemos que ponerle al móvil una pegatina que incluye DJI para no dañar la parte trasera del móvil. Una pegatina que costará mucho quitar y encima de la cual va el imán.

Adiós fundas, adiós carga inalámbrica e incomodidad, eso es lo que me he encontrado teniendo un imán en el centro de mi smartphone. El lado positivo es que podemos ahorrarnos unos segundos a la hora de enganchar el dispositivo al gimbal pero, en mi opinión, no merece la pena ahorrar 2 o 3 segundos a cambio de estos inconvenientes.

Además de esto, un imán, por potente que sea, nunca será más seguro que una abrazadera. Si somos muy bruscos con los movimientos o el móvil es muy pesado, hemos comprobado que no es difícil que el móvil se caiga si sólo lo sujeta el imán. Así, nuestra recomendación sigue siendo la abrazadera, bastante sólida, bien construida y muy segura.

A pesar de que hay algunas quejas en las tiendas de aplicaciones, en nuestro caso la aplicación de DJI se ha portado con nota. Hemos probado la app tanto en iOS como en Android y hemos podido emparejar el dispositivo por Bluetooth en cuestión de segundos. Una vez calibrado el teléfono podemos usar o bien la app de DJI o bien cualquier otra app de cámara, pero en este caso DJI incorpora funciones muy llamativas, así que vamos a dedicarles unas cuantas líneas.

En concreto, estas son las funciones que nos vamos a encontrar al abrir la interfaz de cámara:

Además de estas funciones, la aplicación de DJI permite configurar al detalle el enfoque, balance de blancos y todo lo relacionado con la calidad de imagen. La app requiere cierta curva de aprendizaje al ser tan densa, pero no es difícil de utilizar.

En nuestro caso hemos observado que la aplicación de DJI no es demasiado buena gestionando el color y el rango dinámico, por lo que dependiendo del móvil puede que sea más conveniente usar la app nativa.

DJI promete hasta 15 horas de grabación con el OM4. En nuestras pruebas, tras unas cuantas horas de grabación diarias, la batería ha bajado muy poco, y ni siquiera hemos podido agotarla en una semana. Se trata de una autonomía estupenda y, tanto es así, que el DJI OM4 puede hasta cargar otros móviles si le conectamos un cable a su entrada Tipo A.

La carga se realiza con un USB Tipo C y es bastante lenta, demorando más de 2h. No obstante, la autonomía no es problema y si hacemos varias sesiones de grabación, tendremos que cargar unas cuantas veces el móvil antes que el gimbal, ya que es incombustible.

La calidad de estabilización del DJI OM4 es sobresaliente, máxime si tenemos en cuenta su precio. El único apunte aquí es que, si el móvil es bastante pesado, es fácil que se acabe descalibrando. Incluso si esto sucede, el trabajo de estabilización será correcto, aunque no tan casi perfecto como si estuviese calibrado.

En este vídeo, corriendo con el gimbal, podemos apreciar que el trabajo de estabilización es sorprendente. El móvil no se mueve lo más mínimo, se amortigua cada paso y el gimbal cumple su función: toda la toma es estable, sin trepidaciones.

En esta toma pasamos de andar a correr, con el mismo resultado de la anterior. Por más que nos movamos el gimbal estabiliza la toma y los resultados quedan de sobresaliente.

También encontramos modos bastante divertidos como el de Hyperlapse, Timelapse o Storys, en las que podemos programar distintas direcciones de paneo para que el móvil grabe. Se aplican distintas plantillas y letras (personalizables) para que podamos crear nuestros propios efectos.

Por último, destacar que el DJI OM4 es capaz de disparar fotografías panorámicas girando de forma automática. Combina distintas fotografías realizadas durante las distintas posiciones que ha tomado y nos ofrece dicha panorámica.

Es difícil ponerle pegas al DJI OM4. La construcción es sobresaliente, el agarre (con abrazadera) es prácticamente perfecto, el trabajo de estabilización también hace check, la batería aguanta lo que le pidamos. Si a esto le sumamos que el precio del dispositivo es de 150 euros, la ecuación se resuelve satisfactoriamente.

Podemos apuntar como negativas la facilidad con la que se descalibra el móvil si usamos mucho el gimbal o las dudas que plantea el nuevo soporte magnético. Si bien es rápido y cómodo, es menos seguro, aunque al ser algo opcional no plantea menor problema. En definitiva, DJI repite con uno de los mejores gimbal en su rango de precio.

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de DJI. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Compartir DJI OM4, análisis: un gimbal casi profesional a precio asequible

Más sitios que te gustarán

Ver más artículos

Ver más vídeos

En Xataka Móvil hablamos de...